Bill Hatfield: el hombre más viejo en dar la vuelta al mundo en solitario y sin escalas

El pasado sábado, Bill Hatfield atracó en los pantalanes del Southport Yacht Club de Gold Coast (Australia), completando así una circunnavegación al planeta de 259 días de duración con la que el navegante australiano se convirtió en el hombre de mayor edad en dar una vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin asistencia. Con 81 primaveras, Hatfield volvió a demostrar que el océano no entiende de edades.

El navegante australiano, un pescador de Bundaberg jubilado, soltó amarras el 8 de junio a bordo de su velero L’Eau Commotion, de 11,6 metros de eslora, para poner rumbo Oeste, esto es, por el camino contrario al que realizan los regatistas que compiten en la Vendée Globe, The Ocean Race o el Trofeo Julio Verne. A diferencia de ellos, Hatfield navegó contra las corrientes y vientos predominantes del Índico, Atlántico y Pacífico Sur. Y salió airoso. De esta manera, el octogenario vio cumplido el sueño que tenía desde los siete años.PUBLICIDAD

Según relatan los medios locales, Bill Hatfield sobrevivió ocho meses sin tocar tierra firme gracias a la potabilizadora de agua que llevaba a bordo y a una dieta espartana con un menú diario compuesto por un tercio de lata de alubias, una lata de atún, 100 gramos de arroz, harina o avena y 150 gramos de leche en polvo, además de todo aquello que pudo pescar. No es de extrañar que lo primero que pidió el marino nada más aterrizar fuera algo de comida fresca, en concreto un «sándwich de bistec», y una buena ducha.

Con esta circunnavegación, el navegante australiano supera el récord de longevidad de Jeanne Socrates, la mujer que el pasado mes de septiembre completó una vuelta al mundo en solitario de 330 días a sus 77 años.

En su regreso a casa, Hatfield se topó con tres ciclones, «dos de ellos bastante fuertes», que pudo sortear sin sufrir ningún daño a bordo, aseguró en declaraciones recogidas por ABC Gold Coast. Uno de los peores momentos de la travesía fue cuando cayó por la borda, sin arnés, mientras recogía una vela, un incidente que en vela en solitario en ocasiones significa la desaparición del hombre al agua. En su caso, el aussie tuvo la fortuna de agarrarse y poder subir de nuevo a bordo.

Bill Hatfiel dio la vuelta al mundo en su cuarto intento. Ya lo intentó en 2015, pero su aparejo sufrió daños a poco más de 100 millas del Cabo de Hornos. Al año siguiente, apenas resistió dos meses en el agua, al no poder superar una tormenta que azotó la Gran Bahía Australiana. Y en 2017, de nuevo se le atragantó el Cabo de Hornos, teniendo que buscar refugio en Malvinas. Esta vez, sí ha podido completar una hazaña colosal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestra web. Si continúa navegando asumiremos que está de acuerdo. Más información.